miércoles, 3 de agosto de 2016

Comerciantes denuncian abuso en alzas de arrendamiento de Las Bóvedas

Juan Diego Perdomo. 

Los arrendatarios del mayor centro comercial de artesanías de Cartagena se quejan por el aumento desmedido en cánones de arrendamiento.

Cartagena de Indias. Los comerciantes que hacen uso de las 23 las tradicionales Bóvedas en el Centro Histórico, denunciaron que desde enero de 2016, la Escuela Taller Cartagena de Indias –Etcar-, encargada  desde 2012 de la administración del sistema de fortificaciones del cual hace parte el Cuartel de Las Bóvedas, les aumentó al 1300% el canon de arrendamiento.

“Sin previo aviso ni justificación, la Etcar les aumentó al 1300% el canon con lo cual pasarían a pagar de $1.350.000 a $18.000.000 millones mensuales”, afirma Oliverio Paternina, abogado de la asociación de Comerciantes de Las Bóvedas.

Nicomedes Vergara, uno de los arrendatarios dice que “desde hace algún tiempo” la entidad "viene mostrando interés por aumentar los arriendos" y en los últimos meses, “el método de facturación ha sido diferente”.

En el comunicado emitido en junio por el gremio de comerciantes de Las Bóvedas, se  asegura que Etcar no envío las facturas de arrendamiento con el respectivo incremento para el año 2016, lo cual los llevó a radicar un derecho de petición en abril para definir, entre otros temas, el canon de arrendamiento para el año en curso anexando el Oficio SMP 034 del 21 de enero del 2003, firmado por la entonces Directora Ejecutiva de la Sociedad de Mejoras Públicas donde se acordó fijar el incremento del arriendo de acuerdo al índice de precios al consumidor -IPC- anual.

Etcar respondió que en sus archivos "no cuentan" con el Oficio SMP 034 del 21 de enero del 2003 y que se atienen a lo que indica el contrato, con respecto al reajuste al canon de arrendamiento, es decir, que el incremento debe ser del 25% anual desde el año 2002.

Con base en anterior, la Escuela Taller desconoce la existencia de un documento suscrito por la antigua administradora del Cuartel de Las Bóvedas, que no solo es de carácter vinculante sino que ha regido los incrementos de los cánones de arriendo desde el año 2002.

En 2013, el periódico El Universal en su nota “En Las Bóvedas no quieren aumento en el arriendo” consultó sobre el tema al entonces director de Etcar, Germán Bustamente Patrón, quien sostuvo que el "avalúo del arriendo en Las Bóvedas está en estudio y aún no se sabe si los valores de los arriendos aumentan o continuarán igual”.

Jair Tuñón, actual director de Etcar, explicó al Canal Cartagena que  “La regulación de los canon de arrendamiento obedecen a un informe que nos dio el Instituto Geográfico  Agustín Codazzi, así que dependiendo del tamaño de la bóveda –hay unas que son más grandes que otras- así se calcula el canon de arrendamiento, pero igual esto son unos contratos que están sujetos a unas cláusulas que se desarrollan de acuerdo a la voluntad de las partes”.

La entidad que lidera Tuñón mediante comunicado de prensa, manifiesta que los valores de los cánones que están pagando los arrendatarios de Las Bóvedas “no corresponden con lo pactado en los contratos”, Pero es más contundente, pues informa que se han comenzado a adelantar procesos judiciales “para que sea la justicia la encargada de determinar el alcance de los contratos citados, específicamente en lo relacionado con los cánones de arrendamiento”.

Los comerciantes, en declaraciones a Caracol Radio, afirman que el abuso en el incremento de los arrendamientos es solo una estrategia para sacarlos de allí y favorecer a intereses particulares.

Así las cosas, según la liquidación efectuada de acuerdo al supuesto incremento estipulado por la Etcar, cada arrendatario adeuda más de 500 millones de pesos y los arriendos ascienden a sumas entre los 15 y 18 millones de pesos mensuales, para un promedio de 1.300% de incremento, situación que aparentemente representa un  abuso.