domingo, 19 de mayo de 2013

“La que está de moda ñiño”


“La que está de moda ñiño”

Juan Diego Perdomo Alaba

Recién cumplía 16 años. Iba al centro histórico a cumplir con las tediosas clases de apreciación musical en la otrora Escuela de Bellas Artes. Desde allí, aborrecí canciones como De música ligera, Una canción, Lamento boliviano, Mi historia entre tus dedos y otras. 

El pichón de guitarrista se iniciaba fracasando acordes de alguna de esas en la Plaza de San Diego. Zona natural de intolerancia, apta para el patetismo y otras lides.

Cuando nos ponían a leer partituras golpeando las notas con la palma en el regazo, me aburría e iba a caminar las murallas con el deseo inexorable  que alguna familia extranjera me adoptara para no tener que estudiar ni trabajar.  O que algún sujeto como Fernando Vallejo ofreciera ser mi mecenas. O que el tío traqueto de mi novia me propusiera raspar coca, lo que fuera que llenara mis bolsillos llenos de motas, hospedaje de quinientos o mil pesos.

Llegaba la tarde y la 'pava' del regreso. Para paliar el suplicio de montar en buseta en Cartagena, se es selectivo. Que si hay puesto, que la silla, que el  color y los adornos, que el chofer. Pero el principal ítem de selección era: la emisora.

Un Radio Tiempo post Salserín nos proveía hasta el hastío bobaliconas tonadas. Entonces el bus o la buseta  que las sonara era la ungida.  

Pero no siempre era así,  a las 6 de la tarde era difícil. Su estación hermana y vecina, Olímpica Estéreo mandaba en esa franja con El (((C-e-n-s-u-r-a-d-o))) del entonces todo poderoso, pedante y  majadero ((C -e-n-s-u-r-a-d-o))). 

Era un programa con bit de champeta, sabroso. El único lunar, su conductor. Monarca de su pequeño feudo radial, colgaba, insultaba y barría y trapeaba con sus oyentes. Pero ellos lo amaban porque les daba lo que querían: champeta y más na.

Hoy, por supuesto, todo es muy apocalíptico. De música nada. Una canción es una diatriba sexual. Un lamento erótico, donde la única historia sobre dedos habla de meterlos en los esfínteres de una fémina o como la define el ‘género reggaetón’: una gata.

Ya no hay quien se tire del puente de una guitarra. Prefieren salvarse tras una vacua pista y un distorsionador de voz.

La placita de San Diego se ha estilizado: hoy vende fritos en samovares y aloja al hipster cartagenero. (LeerEl hipster Cartagenero)

En la actualidad las notas musicales son una comparsa de borrachas, díscolas que no se dejan consentir. Cuánto diera por volverlas a tener en mi regazo, sobrias y señoriales.

Ese tiempo fue mejor. Hoy gano un buen sueldo pero tengo 15 deudas. Malas per se. Me quedo calvo y tengo una neuralgia que me está matando.

Disfruto al Vallejo provocador y genio y celebro que le joda la vida a Gabo, por poder hacer tanto por este país y no hacer nada. Su razón tendrá el Nobel.

Hoy la juventud es tan facilista como mis ideas de movilidad social de hace 14 años. Es la época de lo expedito, rápido, y exprés. Existe una creciente demanda de delincuentes a sueldo: asesinos, fleteros, jíbaros, cobradores de 'vacuna', campaneros y reclutadores de estos. Y hay miles dispuestos a suplirla. El 'reggaetón' también es un matón que no entró en la ley de Justicia y Paz, sus atentados sonoros seguirán impunes y las emisoras continuarán  haciendo apología al delito. 

Nada pasa. Los medios se regodean llenando sus arcas sin construir tejido social haciendo de la responsabilidad social un ladrillazo que hay que cumplir con dos cuñas baratas. Entonces es cuando el uno se pasa la pelota con el otro: “Los medios no educamos, es la escuela” “La escuela no corrige, son los padres” y los padres en su intento de instruir pierden ante el poder irresponsable de los medios y la mediocridad educativa. Así, ante la desidia colectiva, el chico y la chica solo piensan en bailar ‘sexo en la playa’ en el salón de clases. El resto de la historia la conocemos.  

-¿Aló?
–Qué pasa pa…
-¿todo bien papi?
–Sisa men, pa´ que me pongas un tema ahí
-¿Qué canción quieres pa?
–Sexo en la playa pri, ella sabe pa´ quien es…
-Eso va bro pártecelo (SIC)…Ya te la pongo ¿Cuál es la que está de moda ñiño?...