sábado, 5 de marzo de 2011

¿HABRÁ MÁS OTOYAS COMO DIEGO?


Del Caso EDURBE, el “papayazo” de Judith Pinedo y el periodismo comercial.

Por: Juan Diego Perdomo Alaba.

El jueves pasado la Revista Dinero publicó un polémico artículo llamado “Carruseles por todo el país”.  Investigación que desató revuelo en la ciudad de los odios viscerales y la doble moral:Cartagena.

Allí mismo un subtítulo llamado “Silencio Comprado”.  Diego Otoya Gerdts, primer director deEDURBE en la administración Pinedo y hermano del precandidato a la alcaldía Luis Guillermo Otoya, pidió prestado un dinero a dos de sus supuestos contratistas para detener un debate de control que se le realizaría a Otoya en el Concejo,  por irregularidades en la entidad bajo su dirección.

Todo un carrusel de la contratación había allí al punto que el Concejo lo llamó al orden y de lo cual,  Pinedo ya había sido advertida por ser foco de corrupción en administraciones pasadas.

La Alcaldesa había prometido erradicar el problema en EDURBE confiándole la utópica tarea a Otoya. Éste al parecer fue más de lo mismo y peor. ¿La defraudó?

¿Es responsable Pinedo Flórez del supuesto “carrusel”? ¿Podría serlo indirectamente?
La investigación judicial lo demostrará;  la periodística la ha llevado al límite de incoherencias que han sido propicias para el disfrute de sus enemigos políticos, huérfanos del poder y contradictores más acérrimos. Están felices.

Sin embargo, Dinero no hubiese vendido lo mismo si coloca en portada a Otoya, Guete, Borré y el Concejo en pleno. El sensacionalismo vende y la cara de Judith era el gancho.

Sucede que como casi siempre (los borreguitos mediáticos) que se las tiran de mordaces, tragando entero y cegados por el odio a la figura de la Mariamulata, se han encargado de ir lanza en ristre contra la mandataria (dio papaya, no es para menos) encontrando irrisoriamente a los diáfanos“huerfanitos del poder”  hablando de corrupción cuando ellos mismos son sus padres. Otros,  porque quizás no fueron favorecidos con una concesión, contrato, coima, puesto o dádiva.

La imagen de Pinedo ha polarizado lo realmente importante en este rollo. Coyuntura perfecta para destapar a algunos que se las tiran de probos. Los que han funcionado, los funcionarios y los que quieren funcionar.

¿Quién o quiénes son los concejales que al parecer recibieron el dinero que recaudó Otoya para evitar el debate de control? ¿Qué dice Diego Otoya al respecto? ¿Dónde están las interventorías?

¿Dónde está la voz de la administración pasada con respecto a los otrosíes y demás arandelas de cuantiosas sumas en los contratos del Distrito? ¿Por qué en los “CAMPOS”  del periodismo local no se dijo nada al respecto antes de esta administración?

¿Será que las ías son tan mediocres e incompetentes que el control  y la veeduría en las entidades de la administración pública la tiene que hacer el ciudadano expuesto y el periodismo comercial?

¿Qué hará el próximo mandatario para evitar la corrupción y el despilfarro en EDURBE y los entes autónomos que manejen contratación de alta cuantía?

¿Habrá más Otoyas como Diego?