sábado, 1 de octubre de 2011

DE VILLA MERCEDES A MORROS VITRI



Por: Juan Diego Perdomo Alaba

“Afuera el abolengo, los deditos parados, los nietos de abuelita, los de apellidos rimbombantes... ARRIBA CARTAGENA POPULAR, CAMPO ELIAS TERAN ES NUESTRO ALCALDE”(sic)


Así, por el mismo corte, son las arengas populacheras de los seguidores de Campo Elías Terán y,  por supuesto, de él mismo.

“Ya es hora que mi color robe, ya que los blanquitos han robado mucho. Él es como yo, del pueblo;  pobre y bruto” decía hace un par de días un taxista, aquel personaje macondiano al que recurres para evitar hacer largos y tediosos sondeos.

La verdad es que ni lo uno, ni lo otro. Terán Dix, es quizá uno de los “periodistas” que más facturó en la radio nacional. Los estudios de medios lo respaldaban como el más escuchado en cada una de las franjas diarias donde era el protagonista por encima de las noticias que leía.

Salir de la comodidad y el status que brinda el cuarto poder y pretender llegar al primero donde fácilmente en un par de meses como funcionario público podría estar en la cárcel es, entre otros, un acto samaritano.  Posición, además, en la que sólo obtendría la tercera parte del sueldo que devengaba leyendo noticias,  extor…Perdón, presionando funcionarios y regalando mercaditos.

En el austero perfil que le hacen al candidato cordobés en el Portal Votebien.com, dice lo siguiente: “Parientes próximos que trabajen o hayan trabajado con una rama del Estado: Ninguno”  No es tan cierto toda vez que esposa e hija se mueven como pez en las aguas del buró distrital y departamental…

Ahora bien, hablemos de abolengos, blanquitos, apellidos rimbombantes y deditos parados.  Aquellos que quedarán por fuera de administración de la Cartagena Popular. ¿Suena bien verdad?

Álvaro Uribe Vélez, Rosario Ricardo (ver foto) Piedad Zuccardi (ver video)  Los García et al y los blanquitos del Partido de la U. Todos humildes, del pueblo, pobres y brutos como decía el amigo taxista.

Sigamos: Carlos Mattos, humilde y austero empresario del sector inmobiliario y  automotriz quien según Terán, es uno de sus soportes de campaña, (ver noticia) .

Terán, en declaraciones públicas, nombra casi siempre (como referentes de prestigio) a reconocidos personajes con apellidos rimbombantes, los cuales, niegan sus pretenciosas menciones. Entre ellos están Juan Ricardo Noero (ver noticia)  y Roxana Segovia (Ver Carta).

El candidato que dice representar al pueblo, está rodeado por personajes de extracción humilde, luchadores incansables que se la juegan toda por derrotar la corrupción y reducir la brecha social de la ciudad.  Políticos frustrados que no han encontrado los espacios que han cooptado los aristócratas de este departamento. Nombres como Juan Manuel Barraza, Miguel Navas Meisel, y el midas de la política cartagenera,  Óscar Brieva, son, entro otros tantos,  la representación del pueblo sufrido de la Cartagena popular. (Ver foto)

En su respaldo, no podía faltar aquel prohombre que sacó a su barrio, San Francisco, del muladar en el que estaba. Javier Cáceres Leal y su hija Diputada. Un hombre que esperó a que ocurriera una tragedia geológica para hacer que su  gente se diera cuenta que ese lugar, no era el adecuado para habitar. No pudo haber hecho mejor Javier.

El Capitán Alfonso Salas, Arturo Cepeda, Amaury Covo, todos, curtidos de sol, untados de pueblo, también rodean el proyecto de la Cartagena popular.

Hoy, el humilde y sudoroso locutor que con tanta saña atacan, dejó su tradicional Villa Mercedes, en el Pie de la Popa,  para irse a vivir a la zona norte de la ciudad y así estar cerca de su gente, para vigilar que ninguna de esas poderosas constructoras (una de ellas dueña del proyecto del fastuoso edificio donde vive) siga arrasando con los nativos boquilleros. Terán no lo permitirá, porque desde su balcón,  en compañía de los anteriormente nombrados, y tomando como ejemplo a su incondicional Cáceres, esperará a que pase lo peor.

Adenda: Blanco es, Cartagena lo pone. ¿Qué es?  Elegir no elegir Resistencia + Dignidad = Voto Inteligente, Voto en Blanco