domingo, 16 de octubre de 2011

UNA EDUCACIÓN “INDIGNADA”

Por Juan Diego Perdomo Alaba
Cortesía Revista Metro.


En su acostumbrado semanario virtual El Tramoyero, el antropólogo y docente de la Universidad Nacional, Fabián Sanabria, habla sobre el impacto que ha tenido el movimiento planetario de “indignados” y la repercusión coyuntural que ha tenido en las manifestaciones suscitadas la semana pasada en el país.

A pesar de congregar entre 50 y 70 personas en países sin culturas insurrectas, los “Indignados” han tenido eco;  tanto, que hasta el nuevo presidente del Banco Central Europeo dice estar de acuerdo con el movimiento que rechaza el sistema capitalista que, según los mismos pocos magnates dueños del 90% del mundo, coinciden en que no está funcionado. Es decir,  ya no tienen de donde extraer dinero; la teta de ese 10% ya no le es suficiente y el efecto dominó es inminente en el deterioro de las economías del primer mundo.

Comparto con Sanabria la idea de que estos movimientos inconformes que protestan en contra de la opresión y los regímenes impositivos,  no se lo apropien públicamente y menos en la sombra, sectores ideológicos de izquierda, derecha o partidos políticos rojos, azules o amarillos. Este debe ser un tema eminentemente ciudadano donde el sesgo ideológico sólo sirve te atizador de incautos.

A propósito de movimientos inconformes, la radicación en el Congreso de la Reforma a la Ley 30 y el tema de la Educación en general en Colombia es tan complejo como ignominioso. Pero hay algo cierto, la Educación no puede seguir siendo plato de segunda mesa y menos cuando el concepto “competitividad” es el traje de faena del recién firmado TLC con EE.UU. Por el contrario, la Educación transversaliza el desarrollo económico de un país.

Es ahí donde precisamente se notan las incoherencias de un gobierno solapado, cuando escuchamos al nuevo ministro de Medio Ambiente Frank Pearl,  justificar un proyecto hotelero en el Parque Tayrona arguyendo que se va renunciar a algunas cosas para alcanzar el crecimiento económico;  pero a proteger otras que son esenciales.  ¿Por qué entonces no se sacrifican algunos rubros secundarios para que sean inyectados a la oferta pública educativa? 

La rentabilidad social que una educación de calidad le aporta a un país es, sin duda, alta. Que lo diga Singapur por ejemplo. ¿Será que el Parque Nacional Tayrona y sus indígenas no son dignos de ser protegidos, aún cuando Santos en su día de posesión prometió mantener incólume su territorio? Existe entonces desconfianza en un gobierno que por lo visto incumple en lo que prometió no hacer. Para la muestra el alza en los impuestos…

Ahora, la tesis, la antítesis y la síntesis: la dialéctica, ese proceso de consenso sin apasionamientos, sin mamertismos y sin imposiciones,  es la que debe primar en el desarrollo de un nuevo modelo moderno de universidad pública que cumpla con los nuevos retos que traza la ya avasallante globalización.

Los movimientos estudiantiles deben desprenderse del sesgo ideológico y así garantizar que se puede avanzar así no se esté de acuerdo. El gobierno por tanto, no puede eximirse de su  obligación de garante de una Educación pública como Derecho y sin mezquindades. El sentido de lo público debe garantizar financiación adecuada, bienestar académico y calidad educativa. 

La autonomía universitaria es un derecho que universidades como la de Cartagena, han perdido por la politización de sus procesos (académico  - administrativos)  y el sentido clientelista que ha tomado en los últimos años.


Beneficio de inventario: 
  • El ejecutivo aprobó un billón de pesos que aportará el sistema general de Regalías para ciencia y tecnología: Competencia: Gobernación.
  • Deuda de la Gobernación con la Universidad de Cartagena. Competencia: Gobernación.
  • Defensa irrestricta de la Educación pública como Derecho. Competencia: Administración Universidad de Cartagena, quien no se ha pronunciado.
  • Ordenanza 18 del 2011 que gravará a los graduandos a pagar estampilla “pro cultura”, para financiar bibliotecas y pasivo pensional. Competencia: Gobernación.
  • Acuerdo 036 del 2007 que subsidiaba a los estratos 1 y 2 y que nunca prosperó. Competencia: distrito y Universidad de Cartagena.
Ojala nos indignemos también por lo anterior.